El estudiante de la UC3M, Iñaki Villanueva, rugbier olímpico

Iñaki Villanueva Martín

Iñaki Villanueva se graduó en Derecho-ADE en la UC3M. Ha formado parte del equipo nacional de Rugby en los Juegos Olímpicos de Río 2016

“La oportunidad de participar en unos juegos olímpicos ha supuesto la recompensa a muchos años de sacrificio y mucho trabajo duro”

De hazaña se calificó la clasificación del equipo nacional español de rugby 7 para los Juegos de Río 2016. Iñaki Villanueva fue uno de los integrantes de una plantilla que basó su éxito en el esfuerzo y la ilusión. Ahora, tras su paso por la olimpiada, prepara su Trabajo Fin de Grado de ADE en la UC3M y afronta el futuro bajo la premisa de que con sacrificio y trabajo duro se puede conseguir hasta lo inimaginable.

¿Qué ha supuesto para ti participar en los Juego Olímpicos de Río como integrante del equipo nacional de rugby 7?, ¿qué destacarías?

Para mi tener la oportunidad de participar en unos Juegos Olímpicos ha supuesto, sin duda, la recompensa a muchos años de sacrificio, mucho trabajo duro y, sobre todo, el reconocimiento del deporte de élite a este gran esfuerzo.

Por otra parte, ha supuesto un camino muy bonito de aprendizaje y maduración como persona. He aprendido más en este último año compitiendo al máximo nivel y viajando de lo que nunca podría haber imaginado.

Sin duda, destacaría el último año que hemos pasado todo el equipo antes de llegar a Rio. Cuando nos juntamos en septiembre del año pasado, la única condición que pusimos fue que el camino mereciese la pena. Teníamos claro que lo que importaba no era el destino, sino el camino. Así fue, hemos estado un mes en Fiji, Kenia, Dubai, San Francisco, Hong Kong, Rusia, entrenado más que nunca en nuestras vidas y, aun así, para mí el camino ha sido lo más emocionante de todo, sin lugar a dudas. Cuando consigues algo tan importante en tu vida, siempre miras atrás y te preguntas si mereces lo que has conseguido y, sobre todo, si has disfrutado consiguiéndolo. Personalmente puedo decir que he conseguido algo muy importante en mi vida, pero que, sobre todo, he disfrutado haciéndolo.

¿Cuándo comenzaste a jugar a rugby?, ¿por qué te decidiste por este deporte?

Empecé a jugar al rugby cuando tenía 16 años, en el Puerto de Santa María. Desde pequeño, mi familia me ha inculcado el amor por el deporte y era “obligatorio” practicarlo. Antes de jugar al rugby hacía natación. A los 16 años mi madre me dijo que eligiera un deporte y me decanté por el rugby. Era un deporte de tradición familiar, ya que algunos de mis tíos lo habían practicado de pequeños. Además, muchos de mis amigos estaban en el club y decidí apuntarme , y después de años, aquí sigo, liado con el rugby.

Tras el hito que supuso ganar el preolímpico y conseguir plaza para los Juegos, ¿cuál es tu reto para la próxima temporada?

Esta cuestión es una de las que más me agobian actualmente. Desafortunadamente, hay muchos deportes en España, incluido el rugby, de los que no puedes vivir, no puedes hacer una carrera profesional a largo plazo. Por esta razón estudié Derecho-ADE en la Universidad Carlos III de Madrid. Sin embargo, ahora me encuentro en una situación en la que me cuesta pasar de ser un deportista olímpico al último peón de la cadena empresarial y empezar mi vida laboral.

No sé exactamente qué haré en los próximos dos años. Pero seguro que sea cual sea mi reto, será igual o más ambicioso que el de las olimpiadas. He aprendido que puedo conseguir todo lo que me proponga trabajando duro y es exactamente lo que haré, sea cual sea mi reto.

Equipo de Rugby de la UC3M
Equipo de Rugby de la UC3M

¿Cuál es la mayor dificultad de compaginar estudios y deporte de competición?

Yo creo que cuando compaginas la universidad con el deporte de élite dejas de vivir la experiencia universitaria de la que tanto hablan los mayores cuando recuerdan su paso por la universidad. Dejas de quedar con tus compañeros de clase los fines de semana porque tienes competición. Entre semana pocos planes puedes hacer porque estás entrenando, a muchas de las clases no puedes asistir por esta misma razón. En definitiva, dejas de conocer y disfrutar de los años universitarios porque tienes que hipotecarlos por lo que crees que es un objetivo mayor.

En cuanto al ámbito académico, realmente no es tan difícil compaginar ambas cosas. Lo único que necesitas es organización, sacrificio y paciencia. La universidad cuenta con planes de ayuda para los deportistas por lo que puedes acomodar los exámenes a las competiciones. Si te organizas bien no tienes problemas para realizar ambas actividades.

¿Cómo valoras el apoyo que la UC3M presta a sus estudiantes y deportistas?

Ha sido un gran apoyo el programa de la universidad para  deportistas de élite. Dispones de un tutor y no he tenido problemas con ningún profesor, ya que siempre han entendido mi condición de deportista y han hecho lo posible para que pueda conciliar deporte y estudios.