La enseñanza del español hoy. Entrevista a María Victoria Pavón

María Victoria Pavón

María Victoria Pavón es profesora del departamento de Humanidades: Filosofía, Lenguaje y Literatura de la UC3M

“Las nuevas tecnologías, por sí mismas, no van a empobrecer nuestra lengua, el peligro es que se deteriore la educación por creer que las nuevas tecnologías son un fin, y no un instrumento”

¿Qué aspectos destacarías de la metodología de la enseñanza del español en la actualidad?

La metodología es distinta dependiendo de si la enseñanza se dirige a hablantes nativos o extranjeros. Los primeros, sobre todo, tienen que reflexionar sobre su lengua, ser conscientes de cómo funciona para aprovechar todos sus recursos. En cuanto a los segundos, actualmente se insiste desde el principio en que desarrollen la capacidad de comunicarse en español, aunque sin descuidar aspectos como la corrección gramatical. Dada la importancia que tiene en la actualidad la enseñanza de lenguas extranjeras, constantemente se intenta innovar y facilitar el aprendizaje todo lo posible. Ahora, por ejemplo, se insiste mucho en aspectos como la importancia de los factores emocionales y cómo manejarlos en el aprendizaje.

¿Qué futuro le espera al español?

El que decidan sus hablantes. La vitalidad de las lenguas depende mucho de la identificación de sus hablantes con ellas y del valor que les den. En ese sentido, el español goza de buena salud, porque es una lengua bien valorada, tanto por sus hablantes nativos como por los hablantes extranjeros. Y, si hay alguna amenaza, no viene de las lenguas minoritarias con las que convive el español, en España y en América. La peor amenaza sería que nos resignáramos a admitir que para movernos en ciertos ámbitos, como la ciencia o la tecnología, debemos recurrir a otras lenguas más “poderosas”, como el inglés. Está bien tener una lengua franca, pero debemos reivindicar la propia lengua (el español o la que tenga cada uno) como un vehículo apropiado para la comunicación, sea cual sea el contenido.

¿Cómo afecta al español el uso de las nuevas tecnologías?

Pues creo que mucho menos de lo que pensamos. Las nuevas tecnologías, por sí mismas, no van a empobrecer nuestra lengua, ni nos van a convertir en analfabetos. El peligro es que se deteriore la educación por creer que las nuevas tecnologías son un fin, y no un instrumento. Una persona con una educación sólida puede manejarse en diferentes registros lingüísticos sin empobrecer ninguno de ellos. Y una lengua sólida debe poder adaptarse a las necesidades de sus hablantes.

¿A qué retos de futuro se enfrentan los docentes de lengua española?

Creo que tenemos que saber transmitir a nuestros alumnos y alumnas que las lenguas son un instrumento para la igualdad, el conocimiento y la convivencia. La lengua es algo que forma parte de nuestra identidad, y debemos ayudar a los estudiantes de español, nativos y extranjeros, a conocer, querer y mimar nuestra lengua. Pero también a respetar a otros hablantes que, asimismo, tienen derecho a conocer, querer y mimar sus propias lenguas. La variedad lingüística nos hace más ricos, así que vale la pena intentar protegerla y conservarla para las generaciones futuras.