Intercampus
Vida Universitaria

Más de 2.000 corredores se dieron cita el pasado 18 de marzo en la carrera Intercampus, el gran evento deportivo que organiza la Universidad Carlos III de Madrid, y que este año ha celebrado su XX edición.

Además de los premios para la categoría absoluta masculina y femenina, se entregaron trofeos para los ganadores de las categorías junior, veteranos y para personas con discapacidad física, intelectual y aquellos que compitieron en sillas de ruedas, entre otros.

Parte esencial de esta competición son también los 200 voluntarios que participan cada año y que contribuyen a que la carrera se desarrolle sin incidencias. Gracias a la cooperación de los voluntarios y a la organización de la UC3M, esta carrera se ha situado como una de las citas deportivas clásicas de la Comunidad de Madrid, siendo muy valorada por los corredores que destacan la calidad de sus servicios y el buen ambiente que reina en la competición.

José Manuel Torralba

JOSÉ MANUEL TORRALBA
Director General de Universidades y Enseñanzas Artísticas Superiores de la Comunidad de Madrid

¿Cuántas veces has participado en la carrera Intercampus?
Creo que he participado en 15 ocasiones. Desde que empecé a correr, salvo en un par de ocasiones en las que he estado lesionado, la he corrido siempre.

¿Qué crees que diferencia esta competición de otras?
Para mí es una cita ineludible por muchos motivos: es una carrera muy bonita, excelentemente organizada y, sobre todo, es la carrera de mi Universidad.

Te defines como “aprendiz de corredor de maratones”, ¿qué te aporta este deporte?, ¿cuándo comenzaste a correr?
Puedo decir que mi llegada a la Universidad Carlos III de Madrid, en el año 1996, casi fue el motivo por el que empecé a correr. Al principio, por mi cuenta y casi de forma testimonial, por hacer algo de deporte. Después empecé a correr con compañeros y estudiantes, hacia el año 2000, y aprovechando la actividad de “Carlos Corre”. Por aquella época nos organizamos, fundamos UC3Marathon, como asociación dentro de la Universidad y en el 2002 corrí mi primera Intercampus. Después corrí una media maratón (la de Madrid) en el 2003. “Debuté” en una maratón en el 2004, la Maratón de Madrid, y de alguna manera eso cambió mi vida.
Me defino como “aprendiz de corredor de maratones”, porque cada maratón es un reto distinto a todos los demás, y siempre se aprende algo “para el siguiente”. Para mí, como para mucha gente con la que comparto esta pasión, correr maratones es un estilo de vida. Abordar el reto de una maratón te exige una disciplina que te aporta mucho en tu vida personal. Te obliga a unas pautas de entrenamiento, a una alimentación lo más sana posible, a evitar algunos excesos, te marca objetivos personales que te generan ilusión, y, en mi caso, además, te permite hacer amigos y conocer o explorar nuevos lugares de una forma distinta. Para mi “ser aprendiz de maratoniano” (no me atrevo a llamarme maratoniano) es, como he dicho, un estilo de vida. La maratón te enseña muchas cosas, te da lecciones de vida.

¿Tienes algún reto deportivo a la vista?
En mi situación actual, para mí es un reto tratar de correr, al menos, dos maratones por año: uno en primavera y otro en otoño. Este año, mi maratón de primavera va a ser, si no hay ningún percance, mi vieja amiga, la Maratón de Madrid, con la que tengo una especial relación de amor-odio.

En la actualidad, desempeñas el cargo de director general de Universidades y Enseñanzas Artísticas Superiores de la Comunidad de Madrid, ¿cómo compaginas tu ocupación profesional con el deporte?
Pues con mucha dificultad. Entrenar para un maratón exige cierta dedicación y con los horarios que tengo resulta difícil sacar ese tiempo que hace falta. Por eso, tener delante un reto concreto te obliga a sacar horas de debajo de las piedras: madrugando, fines de semana…

¿Cómo valoras la situación del deporte universitario en nuestra comunidad autónoma?
A esta pregunta te contesto como el “profesor”, no como el “director”. Creo que, pese a todos los esfuerzos de los últimos años, no es suficiente. En algunos casos se cuida algo el deporte universitario de élite, pero, en casi todos los casos, se cuida poco o nada al deportista popular, tanto si es estudiante como si es personal de administración y servicios o profesor. El deporte popular y, más concretamente, las carreras populares, son una posibilidad enorme que tienen las universidades para proyectar su imagen, y creo que esto no se aprovecha bien. Creo que habría que potenciar más el deporte universitario, pero no solo en su vertiente de competición, también en la vertiente popular.

Pepa Gallego

PEPA GALLEGO
Administradora del Campus Tecnológico de la UC3M

¿Por qué decidiste participar en la carrera Intercampus?
Cuando organizamos la 1ª carrera Intercampus, lo vi como una oportunidad para acercar los dos campus. Correr los pocos kilómetros que separan Getafe de Leganés me pareció un buen ejercicio para reforzar la idea de universidad como proyecto común

Has corrido todas las carreras Intercampus, ¿qué es lo que más valoras de esta competición?
Para mí la Intercampus es algo más que una carrera. Es la oportunidad de compartir con los compañeros el esfuerzo, la ilusión de llegar al otro campus. Alcanzar la meta en espacios tan conocidos y tan queridos, es muy emocionante.

¿Cómo te preparas para esta competición?
Cuando acabo la Intercampus siempre pienso que el próximo año habré entrenado más y que estaré en mejor forma. Luego la realidad se impone. La falta de tiempo hace que no pueda entrenar todo lo que quiero, y cuando empieza la carrera, me digo que el objetivo es llegar.

¿Qué te aporta este deporte?, ¿cuándo comenzaste a correr?
Empecé a correr con la carrera de los Soportales. Corríamos bajo los soportales del patio central en Getafe. Como fondo, la música de Carros de fuego. Era una carrera muy intensa y muy emocionante.
Valoro especialmente los buenos amigos con los que comparto el esfuerzo de correr. Valoro la paz que me aporta y disfruto viendo pasar la gente y la vida mientras recorro calles y parques.

Jorge Pleite

JORGE PLEITE
Profesor del departamento de Tecnología Electrónica de la UC3M

¿Por qué decidiste participar en esta carrera?
Siempre me gustó practicar deporte, y antes de la primera edición de la Intercampus contacté con un grupo de personas de la UC3M en Leganés que salía a correr regularmente, personas que hoy considero referencia de esta carrera: Paco Marcellán, Antonio Gallardo, Pepa Gallego, … ¡Parece mentira que hayamos corrido ya la XX Edición!
La posibilidad de encontrar una actividad enriquecedora para mí compartida con personas con las que establecía una relación gratificante me permitía tener una visión del trabajo más integrada en mi vida.

¿Cómo te has preparado?
En los últimos años mi preparación no ha sido tan enfocada como en otras ocasiones, aunque no dejo de hacer salidas a trotar, pasando en ocasiones de los 10 kilómetros. Para cualquier persona normal que haya tenido la costumbre de correr como parte de su forma de vida, completar 10 kilómetros resulta relativamente sencillo. Otra cosa es si te marcas un objetivo de tiempo. Eso requiere tener y cumplir un plan de entrenamiento.

¿Qué es lo que más valoras de la carrera Intercampus?
Creo que son tres los factores que más valoro de esta carrera. El primero es integrar el deporte, tan importante para mí, con el trabajo. El segundo factor, las personas que me ha permitido y me sigue permitiendo conocer. Cuando sales a entrenar con el objetivo de preparar la carrera, se establecen diferentes conversaciones que van desde lo profesional a lo más personal. El tercero, el efecto que percibo de vertebración e integración de la comunidad universitaria. He compartido la experiencia de preparar y correr la carrera con vicerrectores, estudiantes, PAS de diferentes servicios, profesores de diferentes departamentos … La Intercampus siempre me ha dado una sensación de horizontalidad entre las personas que nos involucramos en ella de alguna manera.

¿Qué te aporta el running que otro deporte no te aporta?
Si hablamos de la carrera de fondo, es el deporte aeróbico más intenso y que requiere menos infraestructura que conozco, por lo que me resulta muy conveniente para integrarlo en la actividad profesional. No sólo me reporta muchos beneficios físicamente, sino también intelectual, mental y emocionalmente. Me ayuda a concentrarme mejor y a visualizar posibles soluciones a diferentes cuestiones. También me aporta una posibilidad de conectarme con mi interior, especialmente en carreras de más distancia como un maratón. Cuando te sometes a una situación de esfuerzo continuo más allá de una hora, dicho esfuerzo se automatiza y la mente se enfrenta a sí misma. No hay muchos estímulos externos en ese momento, no hay televisión, ni internet, ni correos electrónicos…, y tampoco hay pasividad; la actividad física mantiene la consciencia, la mente se hace protagonista.

Kira Sonia Martín

KIRA SONIA MARTÍN
Estudiante de 4º curso del Grado de Sociología en la UC3M

Es el tercer año que participas en la carrera Intercampus, ¿qué te animó a participar?
Llevo haciéndolo desde los 18 años, cuando entré en la Universidad. Yo no había sido especialmente activa en el instituto en los deportes, siempre me habían gustado, pero nunca me decanté por ninguno. Sentía que tenía que hacer deporte porque estaba teniendo una vida demasiado sedentaria. En segundo me apunté a fútbol sala en un grupo mixto y me di cuenta de que el deporte tiene una capacidad de unir y de fomentar la socialización que es muy buena cuando estas empezando en la universidad.  Empecé a correr porque una amiga y luego un amigo me animaron.

¿Cómo te has preparado para esta competición?
Nos poníamos metas dos o tres meses antes, para poder llegar a hacer los 10 kilómetros en marzo. Durante un mes, correr 5 kilómetros todos los días. Progresivamente, y a medida que nos sentíamos con más resistencia, aumentábamos los kilómetros. A los dos años, cuando ya sabíamos que éramos capaces de correr 10 kilómetros, lo que nos proponíamos era hacerlo en menos tiempo. Si la primera vez lo hacíamos en 59 minutos, la siguiente carrera en 50 minutos. Nunca íbamos a ganar, lo que buscábamos era superar nuestros propios límites y hacer algo juntos.

¿Qué aporta el deporte a tu vida?
El deporte aporta superación, amistad, esfuerzo, salud….. No soy profesional, pero cuando estoy un tiempo sin hacer deporte siento que me pierdo algo, estoy más inquieta, agobiada. Por lo tanto, también me aporta salud mental. En la actualidad escalo. Este deporte requiere mucha concentración, no puedes estar pensando en tus problemas, así que también te ayuda a relajarte, a dedicarte tiempo,  a vivir en el momento presente.

¿Crees que el deporte te ayuda a rendir más en tus estudios?
Si te organizas bien, sí.  Como he dicho, te ayuda a desconectar de esa parte que te puede estar agobiando y luego volver con más fuerzas a estudiar. Pero a mí, por ejemplo, me ha pasado que tenía tantas cosas que hacer que no he hecho nada bien. No estaba presente en el estudio ni en el deporte. Por eso es importante la organización y ser consciente de tus capacidades.

Iñaki Villanueva Martín
Vida Universitaria

Iñaki Villanueva se graduó en Derecho-ADE en la UC3M. Ha formado parte del equipo nacional de Rugby en los Juegos Olímpicos de Río 2016

“La oportunidad de participar en unos juegos olímpicos ha supuesto la recompensa a muchos años de sacrificio y mucho trabajo duro”

De hazaña se calificó la clasificación del equipo nacional español de rugby 7 para los Juegos de Río 2016. Iñaki Villanueva fue uno de los integrantes de una plantilla que basó su éxito en el esfuerzo y la ilusión. Ahora, tras su paso por la olimpiada, prepara su Trabajo Fin de Grado de ADE en la UC3M y afronta el futuro bajo la premisa de que con sacrificio y trabajo duro se puede conseguir hasta lo inimaginable.

¿Qué ha supuesto para ti participar en los Juego Olímpicos de Río como integrante del equipo nacional de rugby 7?, ¿qué destacarías?

Para mi tener la oportunidad de participar en unos Juegos Olímpicos ha supuesto, sin duda, la recompensa a muchos años de sacrificio, mucho trabajo duro y, sobre todo, el reconocimiento del deporte de élite a este gran esfuerzo.

Por otra parte, ha supuesto un camino muy bonito de aprendizaje y maduración como persona. He aprendido más en este último año compitiendo al máximo nivel y viajando de lo que nunca podría haber imaginado.

Sin duda, destacaría el último año que hemos pasado todo el equipo antes de llegar a Rio. Cuando nos juntamos en septiembre del año pasado, la única condición que pusimos fue que el camino mereciese la pena. Teníamos claro que lo que importaba no era el destino, sino el camino. Así fue, hemos estado un mes en Fiji, Kenia, Dubai, San Francisco, Hong Kong, Rusia, entrenado más que nunca en nuestras vidas y, aun así, para mí el camino ha sido lo más emocionante de todo, sin lugar a dudas. Cuando consigues algo tan importante en tu vida, siempre miras atrás y te preguntas si mereces lo que has conseguido y, sobre todo, si has disfrutado consiguiéndolo. Personalmente puedo decir que he conseguido algo muy importante en mi vida, pero que, sobre todo, he disfrutado haciéndolo.

¿Cuándo comenzaste a jugar a rugby?, ¿por qué te decidiste por este deporte?

Empecé a jugar al rugby cuando tenía 16 años, en el Puerto de Santa María. Desde pequeño, mi familia me ha inculcado el amor por el deporte y era “obligatorio” practicarlo. Antes de jugar al rugby hacía natación. A los 16 años mi madre me dijo que eligiera un deporte y me decanté por el rugby. Era un deporte de tradición familiar, ya que algunos de mis tíos lo habían practicado de pequeños. Además, muchos de mis amigos estaban en el club y decidí apuntarme , y después de años, aquí sigo, liado con el rugby.

Tras el hito que supuso ganar el preolímpico y conseguir plaza para los Juegos, ¿cuál es tu reto para la próxima temporada?

Esta cuestión es una de las que más me agobian actualmente. Desafortunadamente, hay muchos deportes en España, incluido el rugby, de los que no puedes vivir, no puedes hacer una carrera profesional a largo plazo. Por esta razón estudié Derecho-ADE en la Universidad Carlos III de Madrid. Sin embargo, ahora me encuentro en una situación en la que me cuesta pasar de ser un deportista olímpico al último peón de la cadena empresarial y empezar mi vida laboral.

No sé exactamente qué haré en los próximos dos años. Pero seguro que sea cual sea mi reto, será igual o más ambicioso que el de las olimpiadas. He aprendido que puedo conseguir todo lo que me proponga trabajando duro y es exactamente lo que haré, sea cual sea mi reto.

Equipo de Rugby de la UC3M
Equipo de Rugby de la UC3M

¿Cuál es la mayor dificultad de compaginar estudios y deporte de competición?

Yo creo que cuando compaginas la universidad con el deporte de élite dejas de vivir la experiencia universitaria de la que tanto hablan los mayores cuando recuerdan su paso por la universidad. Dejas de quedar con tus compañeros de clase los fines de semana porque tienes competición. Entre semana pocos planes puedes hacer porque estás entrenando, a muchas de las clases no puedes asistir por esta misma razón. En definitiva, dejas de conocer y disfrutar de los años universitarios porque tienes que hipotecarlos por lo que crees que es un objetivo mayor.

En cuanto al ámbito académico, realmente no es tan difícil compaginar ambas cosas. Lo único que necesitas es organización, sacrificio y paciencia. La universidad cuenta con planes de ayuda para los deportistas por lo que puedes acomodar los exámenes a las competiciones. Si te organizas bien no tienes problemas para realizar ambas actividades.

¿Cómo valoras el apoyo que la UC3M presta a sus estudiantes y deportistas?

Ha sido un gran apoyo el programa de la universidad para  deportistas de élite. Dispones de un tutor y no he tenido problemas con ningún profesor, ya que siempre han entendido mi condición de deportista y han hecho lo posible para que pueda conciliar deporte y estudios.